Escalivada

Mi dueña no es de por aquí, y se le nota, aunque lleve tantos años en España. Algunos platos los conoce de oídas, y algunos se le resisten más que nada porque no ha tenido a nadie que le enseñe. Una vez probó la escalivada y le gustó mucho, pero imaginaba que daría bastante trabajo.

Claro, eso es porque no pensaba en mí. Ahora todo se reduce a cinco palabras: pimiento, cebolla, berenjena, crockpot, fácil. Eso es lo que ahora significa escalivada para mi dueña, a la que le pirran las verduritas asadas pero que tiene mucha pereza de encender el horno con estos calores y limpiar las bandejas después de prepararla. Porque investigando por ahí con las expertas (gracias chicas de la Secta de la Olla, especialmente Penedesenca), ha dado con una receta que más fácil, imposible.

Ingredientes:

Una berenjena grande

Dos pimientos rojos

Una cebolla grande

Una cabeza de ajos (opcional)

Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Untar las verduras con aceite, así enteritas sin pelar (sí, también la cebolla, no hace falta quitarle nada).

Programar la olla 2 horas en bajo y luego 1 hora en alto.

Dejar enfriar dentro de la olla. Cuando las verduras estén tibias, pelarlas con cuidado (se pelan con mucha facilidad) y hacer tiras. Aquí parece que la berenjena no está hecha, pero sólo hay que ver las marcas de los dedos de mi dueña para asegurarse de que está bien cocida:

Si apetece, machacar los ajos asados con un poquito de aceite y aliñar las verduras con esta mezcla. Si no, aceite de oliva y un pellizco de sal. Qué gustito le da a mi dueña que sean las verduras las que suden y no ella…

Anuncios

Pimientos rellenos de carne y arroz

Andamos perezosas en la cocina estos días mi dueña y yo. Con el calor y la languidez estival sólo nos tientan las cosas fáciles y sin mucha complicación… y si son plato único, mejor. Hace días andaban rondando por la nevera unos hermosos pimientos rojos que amenazaban con estropearse sin remedio. Y dije, Léntula, no se puede tirar comida, ni malgastar esfuerzos. Y éste es el resultado.

Ingredientes

6-8 pimientos rojos (los que quepan en la olla) vaciados de semillas y cortados como si tuvieran un gracioso sombrero con rabito

Medio kilo de carne picada (ternera, pollo, cerdo, da igual). También puede ser atún.

2 vasos de arroz (yo he hecho unos con arroz vaporizado y otros con arroz normal, porque quería experimentar. Quedan bien ambos).

4-6 cucharadas de tomate frito, al gusto

Sal y pimienta

Preparación:

En un cuenco se mezcla la carne picada salpimentada, el arroz y el tomate. Todo en crudo.

Se rellenan los pimientos con esa mezcla y según su preferencia, se envuelven con papel aluminio o no, si interesa que queden más tostaditos al estar en contacto con la olla.

Se colocan todos de pie, aprovechando el efecto metro japonés a horas punta (apretujaditos para que no se caigan, sosteniéndose unos a otros) y se programa la olla 4 horas y media en alto, más media de reposo.

Como se puede apreciar en las fotos, hemos jugado con las variables arroz redondo/arroz vaporizado, envueltos en aluminio/a pelo. Y las diferencias no han sido significativas, salvo que el arroz vaporizado queda más suelto.

Lo mejor de esta receta es que admite todo tipo de variantes: se les puede rellenar casi de cualquier cosa, e incluso se les puede agregar verduras y tomate alrededor para hacer una salsa. Y al final se acompaña con una ensaladita y ya está, comida hecha. ¡A disfrutar!