Sepia con tinta de calamar

Hubo un tiempo ancestral en que mi dueña no me tenía a su lado. Pobrecilla, qué difícil tuvo que haber sido, ella solita ante los fogones, recién casada, sin habilidad ni maña para cocinar. Y encima su suegra, ay, la buena señora, qué platos más buenos que hacía, de esos de relamerse, de repetir dos y tres veces aguantándose la vergüenza de pasar por glotona. Y uno de ellos era la sepia en tinta de calamar (el porqué no hacía calamares en tinta de calamar es un misterio que se resolvió al preguntárselo hace muy poco: porque le gustaba más la sepia que el calamar, punto pelota).

Anda que no intentó hacerla una y otra vez, enfadada al recordar a su suegra decir  “es muy fácil, no tiene complicación”. Ajajá, muy fácil. La mayor parte del tiempo le salía tan correosa como un chicle. Así que guardó esta receta en el arcón de los recuerdos… hasta que llegué yo.

Y nos hemos llevado una alegría. Ya se sabe que la sepia o se hace poco o se hace mucho, pero nunca a medias porque queda dura. Y como yo no tengo prisa ninguna, pues aquí me tienen, preparando una sepia suave y melosa con muucho sabor, con el mínimo esfuerzo…

Ingredientes

1 cebolla grande en cuadritos

2 sepias grandes (calculen 300-400 gramos de sepia por persona, si es plato único, porque menguan bastante)

Aceite de oliva virgen extra

Perejil

3-4 sobrecitos de tinta de calamar congelada

1 cucharadita de maizena.

Preparación:

Cortar la sepia en cuadritos. Esto lleva bastante trabajo, por lo que la mayoría de las veces mi dueña lo hace con antelación e incluso la deja congelada y lista para usarla.

Mezclar en la olla la cebolla, la sepia y condimentar con perejil. No vayan a poner sal, que la tinta es muy salada, no hace falta.

Programar 3 horas en alto.

A las tres horas verán que aquello parece más un caldo que un guiso. No hay que preocuparse, es que la sepia y la cebolla sueltan mucha agua. Con un cucharón hay que retirar buena parte del líquido, hasta dejar lo justo para hacer una buena salsa.

Añadir la tinta de calamar y la cucharada de maizena, que sirve como espesante. Revolver bien. Yo digo que para kilo y media de sepia valdrán 3-4 sobrecitos, dependiendo de si lo quieren más o menos sabroso.

Programar otra hora en alto y dejar reposar media hora más. Se puede acompañar con arroz blanco frito con aceite en el que se hayan freído ajos.

PD. A la suegra le gustó.

Anuncios

Dorada con pimientos verdes y rojos

Qué calor, dice mi dueña, y eso que soy yo la que sudo la gota gorda 4 o 5 horas haciendo la comida en casa mientras ella puede ponerse delante del ventilado si se le antoja. ¿Qué esperaba? ¡Es verano! Y cuando sea invierno ya estará quejándose de que hace frío, como todos los años…

Aquellos que han oído hablar de mí, pero que no me conocen bien, se imaginan que soy una olla que sólo sirve para hacer pucheros y sopitas, y me juego mi asa derecha a que piensan que en estas fechas mi dueña me mete a una estantería a coger polvo mientras ella se alimenta de bocadillos y ensaladas. ¡Ni soñarlo! En verano la señora de mi casa me hace trabajar más todavía -si esto fuera posible- que en invierno, porque soy tan silenciosa que no le chafo las siestas, y caliento tan poco la cocina que le gano por goleada al horno y la encimera.

Hoy ha sido uno de esos días tórridos de verano en los que el apetito languidece y no dan muchas ganas de hacer una comilona. Por otro lado, no hemos llegado a finales de julio y los grandes resultados de la operación bikini (ajá…) se han quedado en nada tras las sesiones continuas de heladitos y frituras veraniegas. ¿Por qué no un pescadito ligero pero con mucho sabor? Mi señora ha traido unas hermosas doradas de ración que junto con una buena dotación de pimientos verdes y rojos y unos champiñones rescatados del fondo de la nevera han hecho las delicias de los habitantes de esta casa.

Ingredientes:

2 doradas de ración (o las que quepan, depende del modelo de la olla)

2 pimientos rojos y 2 verdes (en nuestro caso, los verdes eran italianos)

Un puñado de champiñones o cualquier otra verdura que se antoje

Sal y pimienta

Harina para rebozar

Aceite de oliva virgen extra

Preparación:

Se pasan por una sartén las doradas salpimentadas y rebozadas en harina, vuelta y vuelta, sólo para que cojan color.

En el fondo de la olla se ponen los pimientos en rodajas grandes y los champiñones en láminas, y se rocía con un chorretón de aceite de oliva virgen extra. Se espolvorea con una poca de sal.

Se colocan las doradas con mucho cuidado sobre la cama de verduras.

Programar 3 horas en alto (el pescado en realidad está hecho en 2 horas, pero es tan caballeroso que puede esperar a que los pimientos estén bien hechos sin perder la compostura).

Se puede acompañar de mayonesa (o mejor, ajoaceite) y arroz blanco.