Tumba de zombie para Halloween

Quedan menos de tres días para Halloween y a mi dueña y a mí se  nos había ido el santo al cielo. El año pasado la señora de mi casa se curró una fiesta con cositas de comer con pinta monstruosa de por aquí y por allá, y fue la sensación, pero lamento decir que no fui requerida, ya que todo el mérito se lo llevaron el horno y la thermomix. Este año viene mi desquite, porque este bizocho-sepulcro da un poco de grimilla al verlo, pero luego todo mundo coincide en que está de muerte…

La receta es la del bizcocho de yogur de toda la vida, sustituyendo una parte de harina por una de cacao desgrasado en polvo porque, aunque ignoramos la razón, el bizcocho de chocolate hecho en la crockpot queda brillante, jugoso y poroso, y con un poco de imaginación parece tierra mojada para la tumba que queremos hacer.

Ingredientes:

3 huevos

2 medidas de azúcar

1 yogur natural sin azúcar (vale también alguno de soja, si hay intolerantes a la lactosa)

2 medidas de harina

1 medida de cacao desgrasado sin azúcar

1 medida de aceite (de girasol)

1 sobre de levadura química tipo Royal

Papel vegetal o de horno

Mantequilla para untar el molde

Piernas y brazos de muñeca (al gusto)

Gusanos de gominola

Una lápida de papel o de cartón, y un poco de gracia para escribir R.I.P., que a nosotras nos ha faltado.

4 palillos

Preparación:

Antes incluso de hacer la mezcla de los ingredientes para el bizcocho, hemos de disponer el molde, que debe ser uno de plumcake alargado que quepa en la olla (el estándar cabe perfectamente en la Kenwood). Se recorta un rectángulo de papel de horno que exceda el área de la base un poco y se coloca en el molde acomodándolo como Dios les dé a entender con la intención de que sea fácil desmoldarlo después. Se unta generosamente de mantequilla sobre el papel y en los lados del molde.

Se hace la mezcla del bizcocho y se pone en el molde. Se coloca el molde dentro de la olla y el primer palillo entre ésta y la tapa para que deje escapar un poco la humedad. Hay que programar 2 horas en alto y quizás un poquito más (15 minutos), pero sobre todo hay que dejar que sea el calor residual el que termine de cocer el centro del bizcocho, porque si lo dejamos más tiempo con esperanza de que quede bien hecho, las orillas se resecarán y quemarán (el momento de apagar la olla y dejarla destapada es cuando se meta un palillo -el segundo de la lista- en las orillas y salga limpio).

Una vez cocido y enfriado se desmolda. Los palillo tres y cuatro servirán para sujetar la lápida de papel al bizcocho (y si tienen una goma de borrar, no se olviden de usarla para que la lápida no quede tan cutre):

Se adorna con los brazos y piernas de la muñeca (las de la Barbie son ideales pero vale cualquiera) y algunos gusanillos de gominola. Le vendrían bien unos bichos variados de dulce o de plástico (arañas, escarabajos, tarántulas) pero la verdad es que no vale la pena esforzarse mucho, porque tampoco van a durar mucho sobre el bizcocho…

Anuncios

2 pensamientos en “Tumba de zombie para Halloween

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s