Léntula, su segura, segurísima servidora

Me cuenta mi dueña que algunas amigas suyas, al oirla hablar sobre mis virtudes, se muestran entusiasmadas con mi potencial hasta que llega la parte en que les cuenta que me deja enchufada a la corriente y me marcha a hacer sus recados a la calle. “¿Pero no te da miedo?” “¿Pero cómo te sales de casa dejándola encendida?” ¿Y si te incendia la cocina?”

Vamos a ver, señoras, que nadie está exento de que le suceda un accidente. Y si no, pregúntenselo a la señora de mi casa, a la que hace años paseando por la calle le cayó en la cabeza un pedazo de persiana errante en un día de ventolera (podía haberle caído un fajo de billetes de 500 euros, pero no, le atizó un trozo de madera que le dejó un chichón XXL). Puede pasar, pero no sería lo normal. Y así lo creen los que diseñaron la olla de cocción lenta, porque la crockpot nació justamente con ese objetivo: cocinar en solitario para que sus dueños pudieran trabajar o hacer lo que quisieran sin tener que vigilarla.

De cualquier forma, no puedo ocultar que tanta desconfianza ofende. ¿Alguno de ustedes desenchufa el frigorífico antes de salir a comprar el pan?, ¿cuando se va al trabajo? ¿cuando sale de vacaciones? Ahí tienen ustedes un electrodoméstico con tan buena prensa que a nadie se le ocurre que tenerlo encendido 24 horas 365 días al año pueda resultar peligroso (salvo cuando llega la factura de la luz…) Y su potencia es similar (o superior) a la de muchos de los modelos de crockpots que hay en el mercado. Como está tan fresquito ahí adentro, parece que no hay riesgo de que se queme. Pero el motor sí que puede llegar a sobrecalentarse; a veces ese calor se puede sentir en la zona que divide a la nevera de la parte del congelador.

Y lo mismo la lavadora, que a veces mi dueña la deja en marcha por las mañanas mientras va a dejar a las niñas al colegio. O el lavavajillas, que se queda trabajando por las noches cuando todos en casa se van a dormir. Al final va a ser como lo que dice Carlos González, el pediatra de cabecera de mi dueña, de que qué manía con dejar que el estómago descanse (por aquello de quitar la teta por la noche a los bebés), cuando a nadie se le ocurre pedirle lo mismo al corazón, a los pulmones o al hígado…

Obviamente tampoco se trata de decir “no es peligrosa, así que metamos al gato dentro” (como en la advertencia de los microondas). Hay ciertas medidas de seguridad que deberíamos seguir para quedarnos tranquilos y dejar trabajar a nuestra crockpot con toda la confianza del mundo:

1. Hay que colocar la olla sobre una superficie plana, que soporte el calor. También es importante que no haya ningún objeto (trapos de cocina, cortinas, utensilios o restos de comida) en contacto con ella mientras está encendida.

2. Antes de cada uso hay que asegurarse que tanto la olla de cerámica como la estructura externa de metal y su enchufe están en perfectas condiciones. Una olla rajada o un cable roto pueden provocar un cortocircuito.

3. Hay que utilizar la olla según los consejos del fabricante, es decir, llenándola por lo menos a la mitad de su capacidad y sin sobrepasar tres cuartas partes de la misma. En caso de tener una receta que requiera menos o más capacidad, reservarla para un día en que podamos estar pedientes de cualquier incidente que pudiera producirse (que no tiene por qué pasar, pero así nos curamos en salud).

Tomadas estas precauciones soy tan segura como una nevera, pero mucho más útil: a ella le metemos un kilo de verdura variada y cinco horas después sacamos berenjenas y pimientos fríos. A mí me dan cinco horas y dos kilos de verdura… y les tengo un pisto manchego para chuparse los dedos. Así soy yo, Léntula, su segura servidora.

Anuncios

7 pensamientos en “Léntula, su segura, segurísima servidora

      • Pues ya está estrenada. Y en casita la dejé otra vez trabajando. Uf, tu pobre hermana no va a tener estos días ni tiempo de respirar, pero te envía un abrazo, que la familia es lo primero…

  1. Mi pobre Lentu trabaja de sol a sol, estoy tan contenta con ella que hasta le he regalado una a mi suegra!!!
    He hecho pollo con romero, si quieres publicarla te mando la receta, mis niños no han dejado ni los huesos, jajaja

    • ¡Si al final voy a tener que hacer un sindicato, que no tenemos ni un día libre, jolín! Pero lo hacemos con gusto, que nos gusta ver a los dueños contentos. Y sí, venga esa recetita, que luego la pruebo y la presentamos en sociedad…

  2. Y yo me pregunto ¿cómo no nos habíamos unido antes?
    Atentamente: Una mexicana en tierras españolas que cada día le da mas trabajo a una de tus hermanas 🙂

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s